Paisaje Sonoro

Una exposición de Joaquín Orellana

Agosto - diciembre 2016

 

Paisaje sonoro es una exposición en torno al trabajo de más de medio siglo del maestro Joaquín Orellana, con la cual se busca compartir el legado de uno de los más grandes músicos de la vanguardia musical latinoamericana. A lo largo de su insólita carrera musical, Orellana también ha incursionado en el arte y la literatura, generando un cuerpo de trabajo muy coherente, con un fuerte énfasis en la realidad social de Guatemala, Latinoamérica y el resto del mundo. 

Dentro del marco de esta exposición, se estrenó la grabación en audio de una de sus obras más emblemáticas – "Fantoidea” – realizada el 30 y 31 de agosto del 2016, en la Gran Sala del Teatro Nacional de Guatemala del Centro Cultural Miguel Ángel Asturias. La grabación permaneció sonando desde el NuMu las 24 horas del día, los 7 días de la semana, durante los 3 meses de la exposición, y proyectándose hacia el espacio público que rodea al museo. Así, se mezclaron orgánicamente los sonidos y la música registrada con los sonidos urbanos y cotidianos de la Ciudad de Guatemala, que a su vez han informado el trabajo del maestro Orellana a lo largo de su carrera. Adicionalmente, se presentó una selección de materiales de archivo, que incluyen partituras, fotografías y programas, que complementan la comprensión de ésta obras emblemática en particular y su legado artístico en general. 

___________________________________________________

Las grabaciones presentadas en esta exposición se realizaron el 30 y 31 de agosto del 2016 en el Centro Cultural Miguel Ángel Asturias. Su dirección estuvo a cargo del director de orquesta Julio Santos. Las grabaciones estuvieron a cargo del ingeniero de audio Juan Switalski y su equipo de trabajo, con el apoyo de Ken Barrientos. Para la realización de las grabaciones y el concierto se trabajó con músicos del más alto nivel, que incluyen: un coro de 60 voces, 20 maestros percusionistas tocando los útiles sonoros, cinco flautista, una marimba completa y un declamador.

1/6

Joaquín Orellana nació en 1930 en la Ciudad de Guatemala, donde estudió en el Conservatorio Nacional. En 1967 recibió una beca para estudiar por dos años en el prestigioso Instituto Torcuato di Tella en Buenos Aires, Argentina. A su regreso a Guatemala, debido a la precariedad de la escena cultural y a las limitaciones producto de la guerra civil, Orellana se enfrascó en una búsqueda solitaria que lo llevó a crear sus famosos útiles sonoros. Estos instrumentos musicales inventados, de cualidades escultóricas, han sido imprescindibles para crear los efectos sonoros que son parte de sus ambiciosas composiciones experimentales.

¡Síguenos la pista!

Suscríbete para recibir noticias del NuMu

  • Instagram
  • Facebook